Ruta: LA HUELVA BRITANICA.

Duración: 3 horas aprox.

Dificultad: baja.

Esta es una ruta cultural que nos llevará a varios lugares de Huelva, donde aún se percibe la huella marcada por la presencia británica de los ingleses y escoceses que vinieron a la provincia de Huelva durante los siglos XIX y XX para la explotación de las minas de Rio Tinto y de Tharsis. Esta ruta dará a conocer rincones muy interesantes de la capital tanto a personas que viven fuera como a personas que vivan en ella.

Comenzaremos la ruta en el Barrio Reina Victoria:

 

A principios del siglo XX la población laboral de la RIO TINTO COMPANY LIMITED (RTCL) en Huelva había crecido considerablemente y muchos de los obreros carecían de vivienda donde alojarse; las reivindicaciones de los obreros empezaron a ser preocupantes, así que la empresa tuvo que iniciar el estudio de construcción de nuevas viviendas, creando en 1916 el BARRIO REINA VICTORIA o BARRIO OBRERO, en el margen derecho de la cuesta de San Cristóbal.

En esa época la RTCL no contaba entre su plantilla con ningún arquitecto, así que tuvo que proyectar la barriada con los arquitectos municipales, entre los que se encontraban Pérez Carasa que tenía una reputada experiencia.

En el proyecto inicial Pérez Carasa planteaba un conjunto de 71 edificios iguales en forma de T, de una sola altura y formado cada uno por 3 viviendas. Pero en realidad el tratamiento estético difería bastante de lo que en Inglaterra se hacía en esa época. En 1918 aparece la figura de R.H. Morgan, encargado del Departamento de Construcción de la compañía, y aunque no era arquitecto reformó la planta de los edificios con un estudio individual de 20 alzados distintos para estas viviendas, con una imaginación muy variada, pasando al estilo neomudéjar.

En 1920 Morgan diseña la vivienda de los guardas, conocida hoy día como LA CASA DEL GUARDA en la que hay instalada una cafetería y que ha sabido conservar la arquitectura antigua. En 1923 diseña la portada principal de la barriada.

Pero las viviendas unifamiliares construidas eran insuficientes para la población laboral de la compañía, así que en 1923 vuelve a contratar a los arquitectos municipales Pérez Carasa y Aguado para que proyectasen las viviendas necesarias. El diseño de los nuevos edificios se alejaba más aún de la concepción victoriana, acercándose a un diseño más alemán, austriaco o alpino. Finalmente el proyecto fue modificado por R.H. Morgan del cual se levantaron 11 nuevos edificios de 2 plantas y 4 viviendas dúplex.

Hoy en día se pueden visitar las tranquilas calles del BARRIO REINA VICTORIA, como un exótico conjunto arquitectónico enclavado en pleno centro de la ciudad de Huelva.

A unos 300 metros nos encontraremos con la majestuosa e imponente Casa Colón, situada como puerta de entrada para acceder al centro de la ciudad y denominada en otra época HOTEL COLÓN.

A finales del siglo XIX la ciudad de Huelva pasaba por unos momentos de gran auge económico debido a las intensas relaciones comerciales internacionales provocadas por los movimientos de embarcaciones del puerto de Huelva para enviar mineral al extranjero.

Un grupo de promotores tuvieron la idea de crear un gran hotel pensando que podría ser el mejor de Europa. De esta forma Matheson, Doetsch, Sundheim y la Rio Tinto Company Limited construyeron en 1886 este nuevo hotel, consistiendo en 4 edificios separados por hermosos jardines y una original fuente en el centro.

En 1891 el historiador Rodrigo Amador de los Ríos escribía en su libro ESPAÑA. SUS MONUMENTOS Y ARTES, SU NATURALEZA E HISTORIA: HUELVA, la siguiente descripción del HOTEL COLÓN:

”…los cuatro principales edificios sorprenderá al lector por su lujo y su grandeza del comedor, pues no tiene menos de 40 metros de longitud por 12 de anchura y 8 de alto, con 200 luces de gas, rico mueblaje de roble viejo, procedente de la casa Bembé de Maguncia, sillería de junco de Hamburgo y porcelana moderna de Sajonia.”

Continuamos la ruta desplazándonos hacia la ría del Odiel. A unos 1.000 metros nos encontraremos con la espectacular estructura metálica del Muelle de Riotinto.

El MUELLE EMBARCADERO DE MINERALES DE LA RIO TINTO COMPANY LIMITED fue construido en 1875 por los ingenieros ingleses George Barclay Bruce, como diseñador y creador de la idea y Thomas Gibson, como ingeniero a pie de la obra.

La longitud del muelle era de 1.165 metros, de los cuales casi la mitad se encontraba en tierra, teniendo una estructura de madera y otra metálica. El funcionamiento del muelle se trata de un sistema de rampas como los muelles de Newcastle en Inglaterra, en los que hay una plataforma superior (para mineral), otra media y por último otra plataforma inferior (para mercancías).

El sistema de carga fue innovador y el propio autor del proyecto tuvo que demostrar a las autoridades españolas su viabilidad por medio de una maqueta a escala con pesos y cargas proporcionales.

Empujados por la locomotora, consistía en elevar los vagones cargados por las vías centrales hasta alcanzar la cota superior. Allí se desenganchaban de la máquina y los vagones descendían hasta el extremo del muelle por gravedad. Desde ese extremo, debido al cambio de agujas, se dirigían por las vías laterales hacia abajo, descargando en las espitas laterales y continuando hasta la playa donde se volvían a unir a la locomotora que retiraba esos vagones descargados.

El método de construcción fue revolucionario para la época ya que el lecho del río era más blando de lo previsto. Consistía en construir unos pilotes de madera clavados en el fondo, para servir de guía a los pilotes de hierro a los que se ajustaron unas helicoides para que, a través de un método rotativo, se hincaran en el lecho fluvial. Los pilotes eran columnas de fundición y se agrupan de 8 en 8 en dos filas paralelas de 4 columnas.

Fue utilizado desde 1876 hasta 1975 para el envío de mineral y otras mercancías a España y al extranjero, por el que pasaron hasta 130 millones de toneladas de material.

Actualmente, rehabilitado el muelle cargadero de la RTCL junto al nuevo paseo de la ría del Odiel, podemos visitarlo y disfrutar de las maravillosas vistas que tiene el atardecer con el fondo de la Reserva de la Biosfera de las Marismas del Odiel.

Y es en este punto donde termina nuestra ruta de senderismo por la Huelva británica, esperamos que la hayáis disfrutado y que hayáis encontrado nuevos interesantes rincones de esta ciudad.

Juan Carlos Domínguez

Departamento de Contabilidad